Cultura malla

Sala 8 bis

Este proyecto de instalación-cerámica fue creado en los ámbitos conceptuales de la cerca y/o el límite, y bajo la consideración de la plasticidad de la malla ciclónica, recuperando el tejido de diamante como ícono sobreviviente de finales del siglo XIX y también como representación de la estructura del Tzolkin (versión maya del sincronario o ciclo sagrado de 260 días). Parte de las primeras aproximaciones al proyecto surgieron en la paradoja y/o encrucijada que brinda el lenguaje y su cotidianidad. La diferencia fonética de maya y malla es mínima, y, en la acepción cotidiana de cultura maya al referirse obviamente a la cultura ancestral de Mesoamérica, provoca un espacio donde confluye la palabra como referente histórico y como cerca delimitadora.

La malla ciclónica, es parte de nuestra cotidianidad y reflejo de nuestra cultura global. La sistematización industrial del muro flexible, aparentemente hueco y franqueable, mas allá de la delimitación física y la adaptabilidad, señala nuestra ánimo al límite como cultura que ansía su determinación a partir de acotar. La realidad contemporánea se hilvana por mallas; algunas filtran y otras bloquean; algunas conectan y muchas aíslan. La libertad y/o el espacio habitable no siempre coinciden en un mismo momento, pero pareciera que su validez dependiera de qué tan cerca y/o visible es la siguiente cerca delimitadora.

Ricardo Pinto

Acerca de Ricardo Pinto

Ricardo Pinto (ciudad de México, 1973) es arquitecto por la Universidad de Guadalajara, Jalisco. Tomó diversos talleres con los maestros Gilberto Aceves Navarro (dibujo) y José Galindo (fresco). Además de hacer estudios en cerámica, dibujo, pintura, acuarela y grabado en el Instituto Cultural Cabañas.
Su obra forma parte de la colección del Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, Museo de las Artes (Universidad de Guadalajara), Museo Alfredo Zalce, Museo de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público; así como de colecciones privadas en EU, Sudamérica, Oriente y Europa
http://pintogollas.tumblr.com/

-Ricardo Pinto