Ateneo Peninsular: referente arquitectónico e histórico de Mérida.

• Estudiantes, académicos y público en general, tuvieron la oportunidad de conocer interesantes aspectos arquitectónicos e históricos del edificio Ateneo Peninsular.

Desde hace más de 400 años, el entonces edificio del Arzobispado de Yucatán se erigió como uno de los referentes arquitectónicos de la “muy noble y muy leal” Ciudad de Mérida y con el paso del tiempo, derivado de una transformación político y social a principios del siglo XX, se convirtió en el Ateneo Peninsular.

Estos son algunos datos que formaron parte de la conferencia “La secularización del edificio del Arzobispado de Yucatán: la creación del Ateneo Peninsular”, dictada por el abogado José Arturo Chab Cárdenas y la arquitecta Martha Angélica Pacheco León, jefe del departamento jurídico y arquitecta-perito del INAH Delegación Yucatán, respectivamente; dentro de la celebración del Día Internacional de los Museos y del programa mensual Punto de Encuentro de la Fundación Cultural Macay A.C.

Estudiantes, académicos y público en general, tuvieron la oportunidad de hacer un recorrido histórico partiendo desde la época colonial cuando el Palacio Arzobispal dio paso al Seminario Conciliar y Universidad de Segunda y Tercera enseñanza, pasando por la ocupación de las tropas del General Salvador Alvarado y posteriormente su creación como Ateneo Peninsular.

“Hoy en día este valioso edificio, forma parte del rico patrimonio cultural del estado. Desde el ámbito histórico y jurídico, lo que conocemos como Ateneo Peninsular mediante una transformación, no nada más arquitectónica sino jurídica, política y social ha beneficiado a la difusión de la cultura y el arte”, explicó el abogado José Arturo Chab Cárdenas.

La perito Martha Angélica Pacheco León reconoció que el Ateneo Peninsular se encuentra en un buen estado de conservación de la riqueza arquitectónica. Entre los recientes hallazgos y conclusiones destaca que durante los últimos trabajos de revisión estructural en la esquina norte del recinto, se encontró que una zona del entrepiso está conformada por un sistema constructivo de tejamanil del siglo XVI.

Como conclusión los expositores coincidieron que el Ateneo Peninsular sigue manteniendo la vocación que en un principio planteó el General Salvador Alvarado, la de un espacio libre donde se fomente el arte y la cultura sin distinción. 

Por su valor histórico, arquitectónico y tradición, además del apoyo de la ciudadanía meridana, el Ateneo Peninsular es firme candidato a convertirse en uno de los 7 Tesoros del Patrimonio Cultural de Mérida, iniciativa del Bureau Internacional de Capitales Culturales, con motivo del nombramiento de la ciudad como Capital Americana de la Cultura 2017.

Etiquetas: 2016, Punto de Encuentro