Inicio › Exposiciones › Temporales

Prosa de la luz

Sala 8

La figura humana es motivo central en la obra de Fernando Castro Pacheco; denota su interés explícito por el estudio y la reflexión en torno al cuerpo. El erotismo anima buena parte de su obra, especialmente la de carácter intimista como lo son sus desnudos femeninos; en ellos, plasma las figuras de mujeres típicamente sureñas, de formas redondeas y perfiles altivos, de piel dorada y casi idealizadas, que exudan un aire de fertilidad y amor.

Precisamente, esta serie de grabados tiene como tema vertebral el amor erótico; esa vivencia maravillosa que es la entrega recíproca de los amantes, el uno al otro, sin distinciones del hombre o de la mujer, a partir de la cual, al haber una integración total y absoluta, se llega a una plenitud que es altamente enriquecedora en la vida de todo ser humano. Sin embargo, en estos trabajos el contacto sexual en sí no tiene ninguna importancia.

En alguna ocasión, el maestro Castro Pacheco señaló que la sensualidad comenzaba desde la cosa más elemental que es “tocar una tela, sentir la calidad de un tejido, de un papel o cualquier objeto hermoso y la calidad, nada menos, que de la piel. Esto hay que tenerlo muy en cuenta y no olvidarlo… Creo que el principio de Eros es algo que debe normar nuestra vida en todos sus aspectos”.

Acerca de Fernando Castro Pacheco

Fernando Castro Pacheco (Mérida, Yucatán, 1918-2013) Pintor, muralista y grabador yucateco perteneciente a la llamada Escuela Realista Mexicana. Inició su formación en la Escuela de Bellas Artes de Yucatán y antes de partir a la Ciudad de México, fundó la Escuela Libre de Artes Plásticas en Yucatán. En la capital del país fue director de la Escuela de Pintura y Escultura "La Esmeralda" de a 1961 a 1973.

En sus obras se observa una profunda preocupación por lograr "el verdadero sentimiento", plasmando la figura humana, sobre todo la de la mujer y su papel como madre, por lo que no es casualidad que sus homenajes a la maternidad destaquen en su producción. También, retrató los paisajes y la vida en la entidad, así como la lucha por la supervivencia. Dentro de su amplia trayectoria también incursionó en el grabado, dibujo, escultura, acuarela, cerámica, diseño de escenografías e ilustraciones para libros y revistas.

-Fernando Castro Pacheco