Por siempre y para siempre

Galería Norte
Tal como dijera poco tiempo atrás, pero que albergo en mi sentir desde hace un largo tiempo, “el cartel” se ha instalado como referente de interés social y público en un ámbito donde solamente los grandes Maestros de la pintura parecieran haber sido los únicos residentes, por cuanto celebro que el Museo Fernando García Ponce-Macay sea el espacio que hospede esta exposición.
 
Hablar de la obra de Benito Cabañas, se me hace casi como hablar de mis propios deseos, lo que facilita en cierto modo, describir una semblanza sobre esta colección “Por siempre y para siempre”, un título que como muletilla prevé la subsistencia del cartel aún en donde los tiempos de virtualidad parecieran gobernar los medios de comunicación. Su obra ofrece lo que todo cartel debe procurar… “el diálogo in situ”, únicamente así, frente a frente y como deben decirse las cosas, casi como volviendo a mirarse a los ojos. La diversidad del discurso gráfico de cada pieza de Benito, pone en marcha el proceso de interacción, sorprendiendo al observador en el descubrimiento de la sagacidad de su humor, de una representación límpida y desprovista de misterios y narcicismos, con una cromía que deja ver sus propios orígenes y por sobre todas las cosas, con una ecuanimidad discursiva que no sólo sorprende, sino que roba sonrisas, gestos espontáneos de aprobación y asombro al descubrir, lo que no hace más que ratificar el entendimiento, no sólo de quienes saben - sino y mucho más valioso aún- de aquellos cuya curiosidad supera las técnicas y el conocimiento específico. La metáfora, como alocución asociativa por referencia, es asombrosa y pone de manifiesto el proceso previo de decodificación en la búsqueda de lo propio, del “que”, y desde ahí, una construcción cuidadosamente elaborada que confluye en un todo complejo desde su elaboración, pero armónico cuanto afable en su interpretación discursiva, donde la ductilidad cromática y morfológica de la tipografía, sobre todo en aquella que prioriza la gestualidad de la impronta personal, participan activamente y dentro de cada necesidad, sin competencias ni protagonismos.
 
Lo que más reconforta de la obra de Benito Cabañas, es la imposibilidad de reconocer un estilo en sus carteles, brillan por lo que son y no deslumbran por de quién son. Cuando notamos que lo que interpretamos desde nuestro mirar y sentir está impregnado por su diversidad expresiva, es lo que verdaderamente ilustra y se constituye en su esencia: autenticidad, creatividad y desde luego, un arraigado oficio traducido al deseo de muchos.
 
Pablo Kunst | Rosario, Argentina, 2014

Acerca de Benito Cabañas

Benito Cabañas es Diseñador Gráfico por la Universidad de las Américas-Puebla (1993-1999). Consultor Gráfico de la UNESCO (París, Francia, 2004-2007). Trabajó con la agencia de comunicación Anatome (Marsella y París, 1999-2001). Ganó el Premio al diseño de espacio en la Bienal Iberoamericana de Diseño (Madrid, España, 2012). Ha sido jurado de concursos de cártel en México, Italia y Francia. Ha expuesto España, Rumania, Bolivia, Costa Rica y Chile. De 2002 a la fecha es Director del Estudio de diseño gráfico y comunicación Abracadabra, Co-Director de Estudio Creativo en la Conferencia Nacional de Instituciones Municipales de Cultura A.C. (2014 a la fecha), Fundador del espacio creativo Sector 11 (2013 a la fecha) y Presidente de la Asociación de Diseñadores en Puebla Coordenada 21 (2013 a la fecha).
http://www.abracadabra.com.mx/
http://elveno.blogspot.mx/

-Benito Cabañas