Si yo descubriera América

Sala 2
Tierra a la vista. Rafael Pérez

Frase milenaria de múltiples significados, expresión del marino que no pierde la esperanza de llegar a su destino y que Rafael Pérez eligió para dar a conocer su trabajo en esta su nueva faceta de ceramista-orfebre: Si yo descubriera América, y literalmente, así es. La cerámica que viene de la tierra y que Pérez transforma en delicados barcos, se presenta ante nuestros ojos, encantadora, lúdica, misteriosa, portadora de numerosos recuerdos, de anécdotas que viajan a bordo de mensajes esperando ser entregados a sus destinatarios.
 
Dos pasiones resaltan de este laborioso trabajo que se ha convertido en algo más allá de ser sólo un pasatiempo en noches de insomnio: la primera, su pasión por los objetos y la segunda, su pasión por la técnica. Años de asiduo “chacharero” y un ojo experimentado para seleccionar las piezas que forman parte de una diversa y rica colección de antigüedades, así como su interés de siempre por el arte de la cerámica, le dieron material más que suficiente para iniciar su aventura de navegar por el mar de la creación.
 
La invitación a participar en una muestra relativa al carnaval por parte de Nahum Zenil -que le trajo a la mente los carros alegóricos en forma de barco que desfilaban en el carnaval de su natal Mérida- fue el detonante que le dio el tema e inició con una prolífica producción de barcos, siempre sobre la misma idea, pero con una infinita combinación de elementos, todos ellos escogidos con un gusto que él considera kitch, y que yo llamaría, si el término es válido, refinado-kitch. Objetos elegidos o encontrados, registro de lugares visitados y que le han dejado huella: Colombia, Guatemala, Canadá, Cuba, por decir los más recientes, integrándolos siempre de manera exacta con el color elegido para el barco. El color, cuestión aparte que da pie para hablar del amor por el oficio. Como alquimista, experimenta, ensaya; obsesión y paciencia, error-prueba, vuelve a intentar hasta lograr el color deseado, o por el contrario, celebra la combinación, inesperada o azarosa, consecuencia de afortunados accidentes resultado de factores como la temperatura, el tiempo o el horno.
 
Un segundo tema abordado por él, los niños dioses coloniales que navegan en barcas sobre olas con infinidad de tonos de azul, espirales que envuelven y protegen las pequeñas figuras que nuevamente, remiten al coleccionista cuidadoso, amante de la historia del arte. Movimiento, fuerza y textura que nos llevan por los mares imaginarios de su inquieta creatividad y que inevitablemente, hacen referencia a sus orígenes tan cercanos a las hermosas aguas del caribe.
 
Rafael Pérez seguirá viajando hacia puertos lejanos que le deparan futuros inciertos, pero que seguramente brindarán obras que continuarán deleitando los sentidos. 
 
Julieta Susana Ruiz Montes

Acerca de Rafael Pérez y Pérez

Rafael Alfonso Pérez y Pérez (Mérida, Yucatán, 1965) cursó las licenciaturas en Derecho (UADY) y Ciencias Sociales; paralelamente realizó estudios de dibujo, pintura y escultura en la Escuela Estatal de Bellas Artes, donde llegó a ser profesor de artes plásticas. En 1991 se inició como curador en la muestra Cuerpos al Azar; a la fecha ha participado en más de 120 exposiciones. Ha sido jurado en la 2a Bienal Nacional de Artes Plásticas de Yucatán y la 1a Bienal de Artes Plásticas de la UAEM. Es miembro de los Consejos de Artes Plásticas de la ciudad de Puebla, del Museo de Arte de la Ciudad de Zapopan (Jalisco) y de la Galería de la Academia de San Carlos (UNAM). Fue curador y creador del proyecto del Museo de la Ciudad de Mérida (2007). Colabora en publicaciones como: Arte al día internacional, Arte y Artistas, El Diario de Yucatán, Juárez Life y Excélsior. Se desempeña como Subdirector y Curador en el Museo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

-Rafael Pérez y Pérez